Dios había preparado alguien

“Por eso Dios había preparado para ese objetivo a un Isaías y a un Miqueas”

Cuando leí estas palabras hace un par de semanas atrás me marcaron mucho, ya que pese a estar estudiando brevemente a estos profetas, podían hacer eco fuertemente en mi propia vida.

Un vez escuché también “Dios le da las batallas más duras a sus mejores soldados”, y aunque en el momento estábamos comenzando a vivir momentos difíciles, eso era solo el comienzo de lo que vendría, y no era tan agradable escuchar todo eso, ya que si, me animaba, pero quería decir que Dios nos había permitido todo eso que estábamos experimentando y en el momento no era justo nada de lo que sucedía.

Y una vez mas al leer esas palabras que mencioné al inicio, volví a meditar en lo mismo, pero ya muchos meses han pasado y también muchas cosas. Algunos se han ido, otros seguimos, y otros han permanecido. Dios ha trabajado en nuestros corazones de diferentes maneras y el dolor del inicio en algunos ya no es el mismo. Pero, es que ¿Dios prepara personas para estar como centinelas incluso aún en los peores momentos?

Aunque no nos agrade, es muy cierto podemos leer en 1° Samuel 22:2 que todos aquellos “súper hombres” (hablando en tono sarcástico) posteriormente fueron los famosos “valientes de David”. Por eso la persona que dijo la segunda frase que mencione, lo dijo en el contexto de esa situación, siendo que para muchos socialmente no eran los mejores, pero Dios los hizo los mejores tiempo después. Lo mismo sucede, o algo muy similar con los profetas que se mencionan al inicio, Isaías y Miqueas, fueron grandes hombres de Dios pero les tocó hablar lo que Dios les mandaba en un tiempo poco agradable, cuando los reyes poco caso hacían a la Palabra de Dios, sus mensajes no fueron de elogios para el pueblo, sino que eran de destrucción y castigo a causa del pecado. Pero Dios quiso levantarlos a ellos en ese tiempo, y para nuestro ahora también, Dios no pone a cualquiera por delante por cosas del azar, sino que usa a quien  Él desea, toda nuestra vida depende de Él.

Y lo más maravilloso es que sea como sea el tiempo en el que nos encontremos ya sea como país o congregación, Dios siempre tendrá alguien que esté dispuesto a hacer lo que Él le mande y hablar lo que Él desee.

No estamos solos, Dios no nos ha abandonado, y como alguien dijo una vez: “recuerda que el profesor siempre está en silencio durante el examen”.

Bendiciones!

927eeef9ae7d998c2ff8f49bd7af624b

Anuncios

La misma mano

Nose si habré escrito sobre esto antes, pero ha sido algo que durante esta semana Dios me traía a mi memoria.

Durante todo el Antiguo Testamento y especialmente en el Pentateuco podemos ver a un Dios fuerte, todo poderoso y que mostraba su grandeza por medio de formas muy visibles. Me encanta recordar como estuvo con su amado pueblo durante los 40 años en el desierto, la forma que se manifestaba a ellos, es una forma de poder recordar que Dios permanece siempre fiel con nosotros aun cuando ya hayan pasado mas 2000 años de aquellos hechos.

Esta semana Dios me recordaba una situación que viví hace ya varios años atrás, no recuerdo si lo he comentado aquí ya, pero durante mi estadía en la Universidad Dios la usó para que yo realmente me encontrara con el Dios que durante muchos años decía conocer pero que en realidad bien poco conocía. Durante esos años Dios tomó cada situación para prepararme y transformar mi corazón. Pero hbo un hecho en especial que esta semana me recordaba, y es la vez que cuando creí ver todo perdido en una evaluación, incluso ya me estaba resignando a reprobar porque en la anterior había sucedido así, Dios transformó todo de una manera increíble, y lo mejor es que no fue algo que solo yo haya podido ver sino que la sala estaba llena de personas no solo de mi curso sino de otros años que iban a revisar las preguntas para sus exámenes finales. Y Dios lo hizo posible, era una pregunta que no iba dirigida para mi, sino que era para que otro compañero aumentara su calificación pero el erra y por muerte súbita me la hacen a mí y yo recordé la respuesta correcta y solo me hacen esa pregunta, que claro era de aplicación y teoría, así que ahí termina mi examen y el compañero continua en la evaluación. Recuerdo haber salido y no poder creer lo que había sucedido, lo había visto con tantos antes, pero nunca conmigo, siempre había deseado que sucediera algo así pero no lo había experimentado hasta ese momento…Recuerdo haber posteado en Facebook horas después “la misma mano que tantas vi cerrarse, hoy la vi abrirse para mi”.

Esa misma mano era la que había estado con el pueblo de Israel durante esos 40 años en el desierto y fue la misma que nunca se apartó de ellos durante muchos años más, incluso cuando fueron deportados y llevados cautivos a lugares tan lejanos de su tierra.

Éxodo 13:22 dice:

“Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego”.

Dios siempre estuvo con ellos y está con nosotros, y tiene el poder suficiente para poder obrar en nuestras vidas y frente a situaciones que muchas veces creemos imposibles.

Por qué Dios me recordaba ese pasaje de mi vida esta semana? Porque hace un mes publiqué algo acerca de ofrecer sacrificio de alabanza aun cuando no vemos o nos cuesta poder agradecer…bueno había obtenido unos resultados que no fueron muy buenos, y mi reacción fue bastante diferente a como lo imaginé mas que nada porque uno se hace la ilusión aun cuando entregamos todo en las manos de Dios, como humanos nos bajoneamos y es normal, lo malo es dejarse llevar mucho tiempo por aquello. Esta semana volví a intentar aquello que hace un mes obtuve los resultados pocos favorables, y aunque espero me vaya mejor, Dios me recordaba su fidelidad y que estuviera tranquila, porque Él cuida de mi, y si que lo hizo porque alguna cosas se complicaron ese día pero vi su mano cuidándome.

Por eso no dejes de confiar, no dejes de recordar que su mano no se ha ido de tu vida, aun cuando muchas veces nosotros nos alejamos y nos vamos, Él nunca se irá, siempre estará, sino recuerda como estuvo con el pueblo que amaba, pese a la ingratitud de  ellos, Él jamás los abandonó aun cuando no se lo merecían. El pueblo de Israel es un ejemplo de nosotros mismos, así que no te desanimes! Dios permanece fiel J

Bendiciones!

images

“No dejaré de creer ni de confiar”

  • “¿Qué promesas recuerdan que sus Padres les hayan hecho cuando pequeños?”
  • Y qué pasó si aquello no se cumplió? ¿Cómo reaccionaron? ¿Cambió la forma de amar a sus padres, o bien lo dejaron pasar?

Lo que a muchos de nosotros nos ha pasado es que cuando vienen situaciones que nos mueven el piso por decirlo así, y es algo muy doloroso, es que nos enojamos con Dios, es como si todo lo que pareciera que conocemos de Él, se fuera por un tubo, porque aquello que estamos viviendo no pareciera propio de un Dios que dice que nos ama, que somos como la niña de sus ojos, que nos guarda y protege…

Después de varios años de procesos he podido comprender que se trata todo de Fe:

En Hebreos 11 nos dice la definición que todos conocemos de fe, pero como algunos de nosotros hemos crecido en la Iglesia esto muchas veces pasa de ser un mero concepto aprendido de memoria, a tener que aplicarlo.

Ya que es “La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver” (NTV)

Y es que cuando el dolor nos invade cómo seguir amando, confiando en el mismo Dios que sabemos que está permitiendo todo lo que nos hace llorar?

Es muy difícil, pero no imposible. En el mismo Hebreos 11 en el verso 39 dice “Debido a su fe, todas esas personas gozaron de una buena reputación, aunque ninguno recibió todo lo que Dios le había prometido”.

¿Se dan cuenta? Ninguno recibió en plenitud lo que Dios le había prometido…a veces queremos que Dios nos abrace, nos apapache y nos diga “tranquilo hija(o) todo estará bien, y somos afortunados cuando eso pasa, pero…y si no pasa? Y si en vez de caricias, Dios permite un dolor aun mayor?

Seguimos creyendo y confiando, y es mas…amando, al Dios que en su Palabra nos dice “te he amando con amor eterno, por tanto te prolongue mi  misericordia”? (Jeremías 31:3)

Dios en su todo no está sujeto a condiciones o modalidades, en el derecho un acto puede existir, pero modificar sus efectos, hay 3 tipos de modalidades: condición, plazo, modo, estas 3 pueden modificar que un acto se pueda concretar.

Pero eso no sucede con Dios, porque Él es suficiente para nosotros.

Ahora yo les pregunto ¿Se han enojado con Dios por algo que sucedió que parecía tan bueno pero simplemente no sucedió?

  • Yo si lo he hecho y varias veces años atrás…

Pero después de varios proceso de fe, Dios ha permitido que con el tiempo mi forma de verlo y de amarlo no dependa de lo que vivo, sino de lo que sé que Él es para mí.

Podemos ver a un Dios muy enfático en el Antiguo Testamento cada vez diciéndole a su pueblo que no olvidara su ley, sus mandamientos, pero qué sucedía? Ellos la olvidaban, muchas veces porque sus propios líderes dejaban de recordárselas…

Una de las maneras de que nuestra fe pueda ser firme, y no tambalee frente aquello que nos causa dolor es su Palabra, conocerla, así podemos conocer al Dios que no solo es amor, sino que es proveedor, consolador, justicia, y mucho mas.

El titulo de esta reflexión nació cuando regresaba de Valdivia después de haber ido a dar una prueba y que no haya sido muy grata la experiencia, eso sin mencionar de que me perdí, y que llegue atrasada, después de eso y meditar en los posibles resultados de ese examen, pensé “pero y si no sale bien”? y es a esa pregunta que  vino: “No dejaré de creer ni de confiar”

Que esta sea nuestra consiga de vida, ya sea que estemos viviendo un buen momento de alegría y estabilidad o bien nos encontremos en el otro extremo.

Una fe firme, no sujeta a condiciones es lo que Dios busca de sus hijos.

Bendiciones!

WhatsApp Image 2018-03-29 at 20.23.27

Paciencia, solo confía

La Biblia dice en el Salmos 40:1 “Pacientemente espere a Jehová”…

Me gusta mucho porque aunque lleva por título “Alabanza por la liberación divina”, pareciera que nos hablará de fortalezas y animo, y es así, pero curiosamente comienza hablándonos de tener paciencia…no nos dice de forma inmediata “Dios escucha nuestro clamor” sino que la primera palabra es: “Pacientemente espere”, no les llama la atención? A mi sí, y ha sido por varios años desde que comprendí esto.

Hace unos días meditaba en que Dios toma mi verano (diciembre, enero y febrero) para tratar en mi la paciencia, durante años estos meses fueron de preparación o de espera, ya sea por alguna respuesta o para que Dios tratara con mi corazón antes de comenzar las clases en marzo. Este año no ha sido la excepción, y aunque estoy en otro momento de mi vida, Dios sigue usando estos meses para decirme: “paciencia, solo confía”.

El salmos 40 prosigue en el verso 1 diciendo “Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” y en los versos posteriores habla de lo que Dios hizo por él y como lo rescata de donde se encontraba…Pero antes fue necesario esperar y tener paciencia.

He sido testigo como Dios nos prepara para que luego podamos desempeñar funciones de la mejor manera, los tiempos de espera no son para nada fáciles. Hace unas semanas atrás escribí en el otro blog una entrada que se llama “8 años” y en donde termino instando a tener paciencia y confianza en Dios, porque todo lo importante toma su tiempo, nada que sea sencillo, se hará de la noche a la mañana.

Yo desconozco que puedes estar experimentando que no te deja tranquilo (a), que te quita el sueño, que no sabes qué sucederá, pero desde la misma vereda te puedo decir: paciencia! confía!!

Hay un pasaje que me encanta y que Dios me ha recordado bastante este último tiempo respecto del momento que estoy viviendo y está en Habacuc 2:3 que dice “Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”…

A todos nos cuesta esperar, en las diferentes etapas de la vida, pero lo importante es que aunque sea difícil podamos confiar en ese Dios que nos ha prometido que estaría con nosotros todos los días de nuestra vida.

Finalmente quisiera terminar con una frase que dice “mientras Dios abre la siguiente puerta, alábalo en el pasillo”. La espera no es ni será fácil, pero mientras esperamos alabemos como si ya tuviéramos aquello que esperamos, o más que eso, alabemos simplemente porque Él es Dios y se merece toda nuestra adoración.

Bendiciones!maxresdefault

#MeTomasdeTuMano

El Salmos 17:8 dice Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme bajo la sombra de tus alas”… Sin dudas un suplica de protección. Y es eso lo que mas necesitamos en momentos en que las cosas parecieran inciertas y solo nos queda nuestra fe en Dios. 

En varias ocasiones Dios solo nos pide eso, nada mas que confiemos en Él, en su soberanía, en su fidelidad. Pero nos cuesta tanto poder hacerlo…Pareciera que esa gran galería de héroes de la fe que están en Hebreos 11, fueran algo así como la liga de la justicia o como estos grandes super héroes de los tiempos modernos. Pero nos olvidamos que si están en la Biblia es porque fueron tan humanos y carnales como nosotros, es que acaso: ¿Eran mejores que nosotros? es muy probable que no, de lo contrario no estarían como ejemplo para nuestras vidas.

Pero la presión de la sociedad, en que todo va a un ritmo de vida tan fugaz hace que quienes vamos a otro ritmo fuéramos de otro lugar, no encajamos…

Hace casi una semanas atrás tuve que vivir ese momento que varios ya han vivido, que es dar un examen de titulo, los nervios y los temores días antes son algo que en la mayoría se repite, la inseguridad de no hacerlo bien, quizás de no alcanzar con los parámetros que nuestra familia espera, que otros esperan, muchas veces superan incluso nuestras propias expectativas. Pero ya llegado ese momento, al ya estar ahí, no podemos echar pie atrás y nos resta solo hacer lo que sabemos, y lo demás Dios dirá. En mi caso Dios superó mis expectativas, y completó las de mis familiares y cercanos. Momentos antes de entrar tenía algunas frases de una canción que había escuchado “Aquí estoy, caminaré de frente, hay temor, aún así seré valiente…en mi debilidad tu fuerza crecerá, que venga todo lo que a ti me acerca, no retrocederé y un paso mas daré, pues sé que vas conmigo”. Esa canción estuvo conmigo durante toda la noche anterior y durante gran parte del día, sabía que Dios guiaría todo, pero tenía muchas dudas y nervios propios del momento.

 

Horas antes había ido con mi sobrinito a comprar algo para el almuerzo, en una primera instancia iría sola, pero él, a penas me vió salir quiso ir…y tuve que tomarle la mano…cuando lo hice fue como si Dios me dijera “así estás conmigo, no te voy a soltar”, y observaba su pequeña manito junto a la mía.

padre-guia-a-su-hijo-de-la-mano

Y así fue, Dios estuvo y lo hizo posible…incluso todo parecía un sueño…realmente había sido así? Si, y Dios lo hizo!

Quizás hoy les escribo desde la tranquilidad después de una gran victoria, intentandoles dar animo, y a que no pierdan la esperanza, y es que eso es lo que Dios nos demanda cada día, que no dejemos de confiar en Él. Quizás alguno dirá: “ahh pero después de una victoria todos somos super vencedores” y es cierto, pero también sé lo que he vivido antes…y minutos antes de entrar le decía a un amigo por chat “sé que Dios estará conmigo, sé que no me trajo hasta este momento para abandonarme, sino para darme la victoria, Él guiará mis labios al hablar”. Y así fue, no lo menciono para jactarme de lo que he dicho, muy contrario, algunos que han seguido este blog desde los inicios y los que siguen mi otro blog personal donde cuento mas experiencias de mi vida personal, saben que lo de la fe nunca se me dió muy fácil, y confiar en Dios es algo que durante años Dios mismo me dijo que hiciera…muchos amigos me decían “pero porqué tanta desconfianza”? Al día de hoy creo que hay etapas y procesos que te van sanando y van afirmando tu fe, Dios se encarga de hacerlo.

Por eso te digo esas palabras que entendía ese día: “Dios está contigo, no te ha traído hasta aquí (hasta este momento, hasta esta etapa de tu vida, hasta esta situación, etc) para abandonarte, si no para darte la victoria! Si depositas toda tu fe en Él, Él se encargará de obrar de acuerdo a su perfecta y divina voluntad en tu vida…no te abandonará…nunca lo ha hecho”…

¿Recuerdas al pueblo de Israel en el desierto? pasaron 40 años años dando vueltas en el mismo lugar, ¿Por qué? Deuterenomio 8:2 dice “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”.

Nunca los abandonó, siempre cumplió su promesa, nunca les faltó comida, ni su calzado se gastó, dicen los versículos mas adelante…

Dios nunca nos abandona, aún cuando nosotros no veamos nada…el pueblo aun viendo las señales no creía…no seamos como ellos que aun viendo rechazaron al Mesías años mas tarde…

Tómate de su mano, y decide no soltarte! porque Él no te soltará!

Bendiciones!