Dios había preparado alguien

“Por eso Dios había preparado para ese objetivo a un Isaías y a un Miqueas”

Cuando leí estas palabras hace un par de semanas atrás me marcaron mucho, ya que pese a estar estudiando brevemente a estos profetas, podían hacer eco fuertemente en mi propia vida.

Un vez escuché también “Dios le da las batallas más duras a sus mejores soldados”, y aunque en el momento estábamos comenzando a vivir momentos difíciles, eso era solo el comienzo de lo que vendría, y no era tan agradable escuchar todo eso, ya que si, me animaba, pero quería decir que Dios nos había permitido todo eso que estábamos experimentando y en el momento no era justo nada de lo que sucedía.

Y una vez mas al leer esas palabras que mencioné al inicio, volví a meditar en lo mismo, pero ya muchos meses han pasado y también muchas cosas. Algunos se han ido, otros seguimos, y otros han permanecido. Dios ha trabajado en nuestros corazones de diferentes maneras y el dolor del inicio en algunos ya no es el mismo. Pero, es que ¿Dios prepara personas para estar como centinelas incluso aún en los peores momentos?

Aunque no nos agrade, es muy cierto podemos leer en 1° Samuel 22:2 que todos aquellos “súper hombres” (hablando en tono sarcástico) posteriormente fueron los famosos “valientes de David”. Por eso la persona que dijo la segunda frase que mencione, lo dijo en el contexto de esa situación, siendo que para muchos socialmente no eran los mejores, pero Dios los hizo los mejores tiempo después. Lo mismo sucede, o algo muy similar con los profetas que se mencionan al inicio, Isaías y Miqueas, fueron grandes hombres de Dios pero les tocó hablar lo que Dios les mandaba en un tiempo poco agradable, cuando los reyes poco caso hacían a la Palabra de Dios, sus mensajes no fueron de elogios para el pueblo, sino que eran de destrucción y castigo a causa del pecado. Pero Dios quiso levantarlos a ellos en ese tiempo, y para nuestro ahora también, Dios no pone a cualquiera por delante por cosas del azar, sino que usa a quien  Él desea, toda nuestra vida depende de Él.

Y lo más maravilloso es que sea como sea el tiempo en el que nos encontremos ya sea como país o congregación, Dios siempre tendrá alguien que esté dispuesto a hacer lo que Él le mande y hablar lo que Él desee.

No estamos solos, Dios no nos ha abandonado, y como alguien dijo una vez: “recuerda que el profesor siempre está en silencio durante el examen”.

Bendiciones!

927eeef9ae7d998c2ff8f49bd7af624b

Anuncios

“Me guiará por sendas de justicia” #ReflexionesCortas

Salmo 23:2  dice “Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”.

Y destaco la frase “me guiará por sendas de justicia”, debido a que he meditado bastante en esta escena.

Hace un par de semanas atrás acá estuvo lloviendo bastante y yo llevo cada día a mi sobrino al Jardín, y hay un trecho que nos toca caminar, como es pequeñito aun hay que ir cuidando por donde va, y la mayoría de las veces lo llevo de la mano. Pensando en esa situación y en el día de lluvia en que había mucho frío y yo le pasé mi paraguas para que se proteja, es que meditaba en que en esa misma manera Dios nos cuida y guía cada vez que le pedimos su ayuda, y aunque  no lo hacemos Él ordena nuestra vida.

Así está Él con nosotros, como niños chiquitos que necesitan ser tomados de la mano de un adulto para que no les pase nada malo y sean conducidos hasta su destino final, así es Dios, no nos suelta, por más que muchas veces queremos correr, y otras simplemente no queremos caminar…Él nos acompaña y nos toma de la mano y nos dirige, no nos abandona, nos protege del viento y del sol, y está pendiente de cada cosa que le decimos.

Nuestra vida como cristianos es  igual, cada día nos acercamos a Dios y le hablamos y contamos como nos sentimos, ya sean sentimientos de dolor o de alegría nos tomamos de su mano y avanzamos.

Podemos estar tranquilos que si Dios guia, conduce nuestra vida, entonces caminaremos por un lugar seguro, aunque durante el trayecto puedan aparecer alturas o bajadas, Él nos guía…y podemos estar confiados de que llegaremos al destino final que Él ha establecido para nosotros.

Bendiciones!

guia

Paciencia, solo confía

La Biblia dice en el Salmos 40:1 “Pacientemente espere a Jehová”…

Me gusta mucho porque aunque lleva por título “Alabanza por la liberación divina”, pareciera que nos hablará de fortalezas y animo, y es así, pero curiosamente comienza hablándonos de tener paciencia…no nos dice de forma inmediata “Dios escucha nuestro clamor” sino que la primera palabra es: “Pacientemente espere”, no les llama la atención? A mi sí, y ha sido por varios años desde que comprendí esto.

Hace unos días meditaba en que Dios toma mi verano (diciembre, enero y febrero) para tratar en mi la paciencia, durante años estos meses fueron de preparación o de espera, ya sea por alguna respuesta o para que Dios tratara con mi corazón antes de comenzar las clases en marzo. Este año no ha sido la excepción, y aunque estoy en otro momento de mi vida, Dios sigue usando estos meses para decirme: “paciencia, solo confía”.

El salmos 40 prosigue en el verso 1 diciendo “Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” y en los versos posteriores habla de lo que Dios hizo por él y como lo rescata de donde se encontraba…Pero antes fue necesario esperar y tener paciencia.

He sido testigo como Dios nos prepara para que luego podamos desempeñar funciones de la mejor manera, los tiempos de espera no son para nada fáciles. Hace unas semanas atrás escribí en el otro blog una entrada que se llama “8 años” y en donde termino instando a tener paciencia y confianza en Dios, porque todo lo importante toma su tiempo, nada que sea sencillo, se hará de la noche a la mañana.

Yo desconozco que puedes estar experimentando que no te deja tranquilo (a), que te quita el sueño, que no sabes qué sucederá, pero desde la misma vereda te puedo decir: paciencia! confía!!

Hay un pasaje que me encanta y que Dios me ha recordado bastante este último tiempo respecto del momento que estoy viviendo y está en Habacuc 2:3 que dice “Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”…

A todos nos cuesta esperar, en las diferentes etapas de la vida, pero lo importante es que aunque sea difícil podamos confiar en ese Dios que nos ha prometido que estaría con nosotros todos los días de nuestra vida.

Finalmente quisiera terminar con una frase que dice “mientras Dios abre la siguiente puerta, alábalo en el pasillo”. La espera no es ni será fácil, pero mientras esperamos alabemos como si ya tuviéramos aquello que esperamos, o más que eso, alabemos simplemente porque Él es Dios y se merece toda nuestra adoración.

Bendiciones!maxresdefault

Olvidaron la ley…

Oseas 4:6 dice “Mi pueblo está siendo destruido porque no me conoce. Así como ustedes, sacerdotes, se niegan a conocerme, yo me niego a reconocerlos como mis sacerdotes. Ya que olvidaron las leyes de su Dios, me olvidaré de bendecir a sus hijos”.

Durante gran parte del pentateuco vemos a Dios insistiendo en que su Pueblo no olvidara la ley, en Josué 1:7 le enfatiza a que cuide de hacer conforme a la ley y en el verso siguiente le pide que medite en ella, que la guarde y haga conforme a ella. Después si revisamos la época de los reyes Dios siempre los amonestaba a que no se apartasen de ella…

Aquí vemos las consecuencia de un rey que se apartó de ella, y producto de todo eso, el pueblo olvido la ley, porque quienes la tenían no habían querido aplicarla…El pueblo desechó el conocimiento y olvidó la ley, prefiriendo ir hacia otros dioses.

Pero entonces: ¿Cómo es que se puede olvidar la ley de Jehová?  Se olvida fácilmente cuando buscamos o permitimos que otros “dioses” gobiernen nuestras vidas, con el pasar del tiempo poco a poco se terminará olvidando el conocimiento de lo que un día tanto bien nos hizo.

Y en el capítulo 8 después comprendemos lo que Dios estaba diciendo, ya que los sacerdotes (quienes conocían la ley) habían hecho negocio con el perdón de los pecados, les convenían que el pueblo pecara así ellos tenían mejores ofrendas…cuando leía eso, me sonaba conocida la historia, a ustedes no? Lo que sucedió muchos siglos después con la Reforma Protestante, coincidencia? Creo que no.

Que quiero que podamos meditar con esto? Que día a día no dejemos la relación con Dios. Sé que cada vez es difícil, pero que pueda ser una carga constante no apartarnos de nuestro creador. Hay muchos que caen en la amenaza de toda la tecnología que nos puede ayudar pero también apartar de Dios, a veces un rato sin celular y redes sociales nos acerca mucho mas al Padre y nos conecta con el cielo, más que con las personas, hagamos el intento, y marquemos la diferencia, hay muchos que necesitan de esa comunión constante de nosotros para llegar a conocer el amor y la salvación que solo Jesucristo les puede dar.

No permitamos que se nos llegue a olvidar la ley, esa ley que para nosotros es la Palabra de Dios transcrita en un maravilloso libro que ha cambiado nuestras vidas y que Dios quiere seguir usando para alcanzar a otros por el poder de su Palabra.

Bendiciones

tumblr_o4eivwdVnF1uggvueo1_1280.png

Jesús sigue en la barca

Hay un mensaje que para mí ha sido muy claro estos últimos meses “Dios está en la barca, y aunque está en silencio, no significa que no hará nada, por el contrario, si Él está todo puede pasar”.

En Mateo 8:23-27 la historia es sencilla, y todos la conocemos, pero el mensaje es tan potente, ya que nos recuerda que sea lo que podamos estar enfrentando Dios está con nosotros. En la historia, Jesús estaba con ellos en la barca, estaba durmiendo, pero estaba. Muchas veces nosotros nos olvidamos que Dios está con nosotros, muchas veces las circunstancias son muy difíciles de comprender que pareciera muy difícil ver a Dios en medio de todo eso, pero Él si está, más cerca de lo que podemos imaginar.

El año ya está llegando a fin y no sé como habrá sido tu año, a qué gigantes y tormentas te tendrías que enfrentar, pero una cosa si sé y es lo que dice el Apóstol Pablo “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14).

Enfrentar un nuevo año con el corazón apretadito y lastimado no es fácil (y créanme que lo sé) pero la fe en nuestro Dios es lo que nos puede mantener en pie y es lo que nos ayudará a enfrentar todo lo que venga y sanar nuestro corazón. He visto como se termina un año con muy pocas fuerzas, pero Dios se encarga de cambiar todo de forma muy repentina y de las maneras que menos he imaginado.

Así que como última reflexión del año, te dejo este pasaje muy conocido por todos, pero con una gran verdad: Dios está junto a ti.

Sea lo que sea que esté sucediendo, Él nunca abandona a los suyos, no es su naturaleza y no lo dejará de hacer, todo tiene una finalidad, quizás no lo veamos ahora, pero aférrate al Dios que en la antigüedad libertó a su pueblo de la mano de Faraón, al Dios que cuando estaban en el desierto los alimentó y si les daba sed les daba agua, al Dios que durante el día los protegía del sol con una nube y durante la noche les acompañaba con una llama de fuego. Su pueblo quizás se equivocó (y pucha que lo hicieron bastante) pero aún así jamás los dejó solos…incluso fue tanto su amor que envió a Jesucristo para salvarlos y que pudieran volver su corazón al Dios que con tanto amor (eterno) les había amado.

Que este 31 de diciembre antes que den las 12 de la noche y ya comience oficialmente el 2018, puedas decirle a Dios “Señor, no sé qué sucederá este próximo año, pero quiero confiar en que Tú estás en control de toda mi vida y tienes un plan de bien para mi, quiero confiar aun cuando no vea nada”.

Bendiciones!

11

 

“No quiero ser una luz pasajera sino una que vaya en aumento”

No sé si antes ya escribí algo sobre esto, pero nunca está demás volver a recordarlo.

En Mateo 5:14-16 nos habla de que somos la Luz del mundo, el verso 16 (TLA) dice “De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo”.

Nuestro deber como hijos de Dios es reflejar a Jesucristo en nuestras vidas, no solo diciendo que somos cristianos, sino que todo nuestro actuar lo refleje. Pablo le decía a Timoteo “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1° Timoteo 4:12). Es decir, en todo.

Todos los días estamos expuestos a las tentaciones del mundo, y somos observados por una nube de testigos, pero si mantenemos una comunión constante (a diario) con el Padre, aun pese a una imperfección lograremos reflejarlo.

Es por eso que nuestra Luz no debe esconderse, sino ir en aumento cada día, siendo ejemplo en todo tiempo, que nuestro anhelo constante sea por marcar las vidas de las personas, que podamos dejar huella, que ojala ellos puedan ser transformados por medio del Espíritu Santo y puedan llegar al conocimiento de la verdad de Jesucristo, pero si no es así, no hay que desanimarse, sino tenerlo siempre en oración.

Que podamos marcar sus vidas con el mensaje de Jesucristo, y si no logramos hablar, que nuestra conducta hable mucho mas y marque la vida incluso de quienes no son muy cercanos a nosotros. Y así la Palabra de Dios se cumpla en sus vidas cuando decía “Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo”.

Bendiciones!

luz