Dios aún está!

El titulo de la entrada puede ser muy parecido a otros del 2017, pero aquí les comparto una predica de hace unos días atrás en la cual Dios una vez más me recordó a mi y a quienes estuvieron presentes ese día que “Él no se ha ido, está muy presente en nuestras vidas”…

Marcos 4:38 dice : “Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?” 

Podemos ver un pasaje bastante conocido por todos, y basta solo leerlo para comprender lo que Dios quiere hablarnos, pero veamos los detalles que quizás en la lectura rápida no siempre vemos.

Muchas veces en la rutina de nuestro día a día conocemos que Dios está presente en nuestra vida, pero de vez en cuando se nos olvida cuando vienen situaciones difíciles.

Y es ahí donde pensamos “Dios no está”, “porque si estuviera haría algo”. Pero hoy veremos por su Palabra que muy por el contrario, “Dios, SI ESTÁ” y está muy presente.

Marcos en el verso 38 dice: “Y él estaba en la popa”, – Entonces “se había ido”? No!! Si estaba, lo podemos leer textual, y eso es lo mas increíble de todo, porque muchas veces en medio de los procesos o momentos duros que vivimos, tendemos a pensar que Dios mágicamente se fue…

Después el mismo versículo dice: “durmiendo sobre un cabezal” -à Entonces, si, había motivos para creer que todo podía salir mal, pero, recordemos lo anterior, ¿Estaba o no? Si estaba, que no hiciera nada de inmediato, no quería decir que no haría nada…

Muchas veces, nos quedamos solo con la parte final de este pasaje que es cuando Jesús obra con poder y todo se calma, y está bien, es el resultado del gran poder de Dios, pero cuando todo anda mal…cuando las cosas no salen como nos hubiera gustado, cuando en vez que una caricia de Dios viene mas dolor, entonces…Dios es malo y no está presente?

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Romanos 8:28

Lamentablemente pensamos erradamente, porque podemos leer claramente que Dios en la persona de Jesús si estaba, durmiendo, pero si estaba y cuando Él está, entonces algo va a suceder, nada será lo mismo cuando Él está presente.

Si seguimos leyendo vemos una situación que muchos de nosotros decimos frente al dolor, cuando lo lógico no funciona y no sucede, y muy por el contrario, ocurre lo que no queríamos…

“y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

Es que en medio del dolor, no podemos ver con claridad.

Ahora, por qué recordar esta maravillosa historia? Porque como mencioné en el inicio, muchas veces tenemos claro en lo que creemos, pero dentro del ajetreo del día a día y cuando sucede algo que nos produce dolor es difícil poder confiar, cuando como en el caso de los discípulos, ya veían las olas encima y ya veían su muerte segura.

Hoy Dios mas que reprendernos por nuestra falta de fe en medio de los procesos, quiere recordarnos algo tan sencillo pero a la vez tan importante como que “Estoy presente” “tengo el control” “no te he dejado solo/a en esto” incluso recordarnos que aquellas oraciones que tanto hemos realizado y que quizás aun no vemos una respuesta Dios no las ha olvidado, sino que aún no es el tiempo indicado para que aquello se realice.

También añadir que, Jesús no haya dicho nada y que estuviera durmiendo no significó que no obraría…

Los silencios de Dios no son agradables, porque la mayoría de las veces es cuando reamente necesitamos aquello que nos de fuerzas para seguir, escuchar su voz hablarnos nos levantaría, pero también sus silencio prueban nuestra fe, como en el caso de los discípulos, ellos estaban conociendo recién y no sería el primer ni el ultimo milagro que verían de Jesús…

Estuvieron con él 3 años, y después de eso, ya no fueron los mismos, su vida había cambiado totalmente, Pedro es uno de mis favoritos, es el mismo que tuvo poca fe al caminar sobre las aguas, pero después lo vemos en Hechos 2 totalmente transformado, sin lugar a dudas nunca mas fue el mismo, el duro de carácter Dios lo usó para que muchos pudieran conocer el mensaje de Salvación.

Yo les pregunto “estamos viendo solo lo malo en lo que estas viviendo? o vas a confiar en que si Dios está en tu barca, entonces algo va a cambiar, quizás no de inmediato, pero en algún momento las cosas cambiaran”.

Cada uno de nosotros es dueño de una barca, y Jesús está en ella, quizás lo hemos visto de diferentes maneras, pero recordemos que si Él está, no nos dejará naufragar, como dice el Salmos 118:17 “No moriré, sino que viviré, Y contaré las obras de JAH”.

ÉL si está, no se ha ido, y eso es suficiente…

Bendiciones!

images (1)

Anuncios

“Me guiará por sendas de justicia” #ReflexionesCortas

Salmo 23:2  dice “Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”.

Y destaco la frase “me guiará por sendas de justicia”, debido a que he meditado bastante en esta escena.

Hace un par de semanas atrás acá estuvo lloviendo bastante y yo llevo cada día a mi sobrino al Jardín, y hay un trecho que nos toca caminar, como es pequeñito aun hay que ir cuidando por donde va, y la mayoría de las veces lo llevo de la mano. Pensando en esa situación y en el día de lluvia en que había mucho frío y yo le pasé mi paraguas para que se proteja, es que meditaba en que en esa misma manera Dios nos cuida y guía cada vez que le pedimos su ayuda, y aunque  no lo hacemos Él ordena nuestra vida.

Así está Él con nosotros, como niños chiquitos que necesitan ser tomados de la mano de un adulto para que no les pase nada malo y sean conducidos hasta su destino final, así es Dios, no nos suelta, por más que muchas veces queremos correr, y otras simplemente no queremos caminar…Él nos acompaña y nos toma de la mano y nos dirige, no nos abandona, nos protege del viento y del sol, y está pendiente de cada cosa que le decimos.

Nuestra vida como cristianos es  igual, cada día nos acercamos a Dios y le hablamos y contamos como nos sentimos, ya sean sentimientos de dolor o de alegría nos tomamos de su mano y avanzamos.

Podemos estar tranquilos que si Dios guia, conduce nuestra vida, entonces caminaremos por un lugar seguro, aunque durante el trayecto puedan aparecer alturas o bajadas, Él nos guía…y podemos estar confiados de que llegaremos al destino final que Él ha establecido para nosotros.

Bendiciones!

guia