Síndrome de Jonás

Todos conocemos la historia de Jonás, el profeta desobediente al que Dios da un mandato y este desobedece y se va hacia otro lugar huyendo de la orden de Dios.

Cuando somos pequeños (en algunos casos) nos hacen pintar a Jonás orando al interior de un gran pez, y siempre es eso lo que se destaca de la historia, su desobediencia. Incluso yo en otra entrada algunos años atrás en este blog escribí otra reflexión sobre esta misma historia. Pero hoy quiero destacar, no su desobediencia, sino su arrepentimiento.

Cuando vamos y leemos el capítulo 2 de Jonás, vemos su oración dentro del vientre del pez, así dice la Biblia, y vemos que él con mucha sinceridad reconoce su condición de hijo rebelde y se arrepiente, es tal su arrepentimiento que el verso 10 dice “Y mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra”. 

Pero me gustaría destacar el verso 9 del capítulo 2, donde vemos que Jonás comprende que debe cumplir con lo que Dios le encomendó Pero yo te ofreceré sacrificios con cantos de alabanza, y cumpliré todas mis promesasPues mi salvación viene solo del Señor». (NTV)

Por qué hablar del arrepentimiento de Jonás? No les ha pasado a ustedes en que Dios les ha mandado a hacer algo, y no lo quieren hacer? o bien, Dios les da a entender para lo que les ha traído a este mundo (con lo que Dios soñó antes de que nacieran) y ustedes simplemente no lo quieren hacer? o encuentran que es mucho, y cada vez que Dios les da señales de que deben hacerlo, ustedes se niegan a ello? Así tipo Moisés cuando Dios lo llama.

Bueno señoras y señores, quien escribe es la primera en levantar la mano respecto de todos estas menciones, ya que como he escrito en otras ocasiones, me identifico muchísimo con Moisés, por sus dudas, pero también con Jonás por no querer hacer caso a lo que Dios muchas veces me ha ordenado hacer…lamentablemente, he visto las consecuencias de mi desobediencia, y Dios no me ha enviado un gran pez una sola vez, sino varias veces, y ahí mismo, al interior del pez he reflexionado y pedido perdón por mi desobediencia.

Les cuento, durante estos últimos meses Dios me ha llevado a meditar mucho en mi trabajo que estoy haciendo a nivel local, y de una forma u otra me ido llevando a entender el propósito por el cual creo he venido a este mundo, ha sido de tal forma en que estoy casi convencida de lo que es, hay bien pocas dudas al respecto, ya que Dios mismo me ha llevado a recordar muchas situaciones incluso de mi infancia donde he estado haciendo aquello, muchas cualidades y características que en su momento tanto me desagradaron, Dios me ha hecho comprender que con esto todo tiene sentido, incluso ha sido de tal forma que peticiones y deseos muy personales acerca del futuro no me había dado cuenta que se relacionan con aquello.

Pero dirán, ¿Pero relación tiene Jonás, su desobediencia y posterior arrepentimiento con todo lo que está narrando, pareciera que no tuviera relación? Pues si tienen, porque al ir comprendiendo poco a poco lo que Dios me estaba hablando, me he negado a aceptarlo. Claro, he dicho “si Señor, tienes razón, pero no lo haré, es mucha la responsabilidad”. Y ahí estaba en plan Jonás: no importa lo que Dios diga, yo no lo voy a hacer…

Pero saben? Anoche después de tener un tiempo muy especial en oración, comprendí algo, y es quizás lo que Jonás entendió al interior del pez, y es que aun cuando yo considere mucho a lo que Dios me está llamando, seré obediente a su voz, y a lo que Él me ha llevado a hacer, ya no le diré “no Señor, es mucho” o bien “no, cómo lo voy a hacer yo?, sino que solo me rendí ante su voluntad y mas que preguntarle el “Cómo”? simplemente le dije “ordena y prepara todo, guía mis pasos y ayúdame a hacerlo”.

Y es que…a caso no fue algo así lo que dijo Jonás en el verso 9? Por esa razón, les quiero instar a que, no le des mas vueltas a lo que sabemos que Dios nos está llamando a hacer…porque saldremos trasquilados (como se dice acá), Dios cumplirá su propósito de la forma que sea, pero lo cumplirá…sabes por qué? porque el propósito no es contigo, es con las personas a las que Dios quiere revelarse, tu eres solo el instrumento, el medio que Dios quiere usar para llegar a ellas. Así fue con Nínive, el protagonista era la ciudad y lo que Dios había ordenado que haría, no era Jonás, el profeta se destaca por su mala actitud y por su forma de actuar frente a la orden de Dios, pero siempre he pensado que si Jonás hubiera seguido en su porfía, Dios hubiera usado a otro profeta que si hubiera obedecido.

Vamos!! no perdamos el privilegio de ser usados por Dios y que Su Nombre sea conocido y glorificado en la vidas de tantas personas que aun deben ser alcanzadas.

Y si tu eres de los míos que  le das la vuelta como yo al llamado, siempre podremos arrepentirnos y reconsiderarlo al interior de un gran pez, y cumplir el mandado de Dios y ser de bendición donde Dios lo haya establecido. (Pero es mejor no esperar que aparezca el gran pez, al interior de el no es muy agradable estar). 😉

Bendiciones!

20130331b

 

Anuncios

Dios si está!!

“Dios no está”, es algo que normalmente tendemos a pensar cuando todo se pone cuesta arriba y no entendemos nada de lo que está sucediendo. Es que en esos momentos es tan difícil poder verlo presente, como que la idea no nos calza frente a todo lo que está sucediendo en ese momento. Pero nos olvidamos que realmente “Dios si está”, aunque no veamos ni una pizca de su presencia.

Muchas veces nuestros ojos son cegados por el dolor de las circunstancias, y es normal no ver ni sentir nada, solo dolor, injuscia, tristeza…

Pero Dios si está, y lo importante es que aunque no veamos, no sintamos, o nos cueste mucho poder creer, Él si está y tiene el control de todo.

Hace unas semanas hemos estado viviendo algunas circunstancias no muy agradables y quizás no nos afectan directamente pero si quienes las están viviendo, nos lo han confiado, lo que nos ha permitido compartir su dolor. Pero a la vez también no ha sido grato ir viendo las consecuencias que se han ido produciendo y como han marcado el corazón de quienes se han visto afectados. Lo que por lo menos en mí había producido mucha tristeza, y varias noches le dije a Dios “no entiendo nada de lo que está pasando”, y mucho más me costaba mucho poder concentrarme en mi tiempo de oración y en el tiempo en la Iglesia, ya que veía que muchos decían “Dios se glorificará en las circunstancias” y “Dios bendecirá”, pero mientras yo tenia una lucha en mi corazón, ya que no podía ver cómo Dios podía estar presente en estas situaciones que tanto dolor habían producido a personas cercanas…eso en mi mente no podía concebir la idea, no me calzaba…Y era dificil poder ver o entender que Dios obraría en todo, ya que mi corazón estaba muy cegado por la tristeza. Sin lugar a dudas no fueron días muy gratos, ya que se lo dije a Dios en oración “no te veo presente en esto, o me cuesta poder comprender que estás y que obrarás”, y esa fue mi lucha varios días…

Hasta anoche que comencé a observar algunas cosas que no me dejaban de dar vueltas en mi mente…y hace unas horas atrás, simplemente fue como que Dios me hiciera señas y dijera “hola!!! estoy aquí”, no fué claramente literal, pero si ví lo que tanto me había costado ver: vi que Dios si estaba en todo…que no nos había dejado solos con todo lo que estaba pasando, y comencé a ver los detalles en los que Dios está comenzando a trabajar…quizás son cosas pequeñas cosas pero en esos detallitos creo por fe que Dios comenzará a hacer cosas grandes…en medio de todo lo complicado que está pasando.

Mientras oraba Dios me recordaba Isaías 54: 7-8 …”Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor”…

Dios no se ha ido…aunque no veas nada, Él siempre está!

Cuando los mismos discípulos creyeron que naufragarían, siendo que tenían al mismísimo Jesús con ellos en la barca, tuvieron miedo y se desesperaron, pero a Jesús le bastó dar la orden y todo se calmó. Dios los había abandonado? No, estaba con ellos en la misma circunstancia, en el mismo lugar, solo estaba en silencio…

Ese es solo uno de cuantos ejemplos que la Biblia narra en que Dios, no obró tarde, simplemente actuó en el momento correcto. No se había ido, siempre estuvo y ha estado presente.

Así que sea lo que sea que estés pasando recuerda: Dios si está! no se ha ido! Confía!

Bendiciones!

Bpu3oPZCQAEhIsP