Debilidades en fortalezas!

Les ha pasado que hay veces en que sus defectos aflora como si nada, y no les gustaría que sucediera? o bien, descubren algo nuevo en ustedes que en vez de ser una virtud es algo desagradable?

Bueno a mi si, y estos últimos días me he vuelto a encontrar con una de esas actitudes que uno cree que ya no son tuyas porque afloran bien poco. el tema es que cuando te comienzas a acercar a Dios, es como acercarse a una luz, mientras cerca mas puedes ver los detalles y como eres en realidad.

Y meditando en eso hoy muy temprano, le decía a Dios “No me gusta esto de mi, porque no es agradable, no me gusta reaccionar así” y aunque no me sentía muy a gusto conmigo, Dios hoy me daba el privilegio y regalo de ver como amanecía, igual sabía que era como si Dios estuviera diciéndome “no te preocupes, ya lo arreglaremos, observa esto”.

Entonces recordaba a muchos personajes de la antigüedad a los que Dios transformó, y usó para que Su Nombre pudiera ser conocido. Basta solo recordar al equipo de expertos en milagros y con grandes dotes de elocuencia que llamó. Ninguno era perfecto, incluso eran orgullosos y en poco que podían servir ya se las daban de super héroes, y ni en ellos pudo confiar cuando estaba a punto de ser entregado al poder romano. No eran sin duda perfectos, pero en ellos Dios depositó la gran labor de edificar los cimientos de lo que sería su Iglesia, y esos hombres aunque muy imperfectos, dieron todo de si mismos por la causa de Cristo, incluso hasta su propia vida.

Hace unas semanas atrás entendí algo: incluso nuestros defectos y aquello que no nos agrada Dios lo puso con una razón. Si parece extraño pero es verdad, no sabemos en qué momento aquello nos será de utilidad, y se convertirá en fortaleza, dejará de ser un pesado defecto para ser una virtud. 

Te contaré una ilustración “tengo una tía que tiene un carácter bien especial, por no decir complicado, las personas no siempre la saben llevar debido a ello, y ella reconoce que eso le juega en  contra muchas veces, pero en este ultimo tiempo ha debido relacionarse con personas debido  a su trabajo que deben verla como una persona de autoridad, y ella nos decía: gracias a Dios que me dio este carácter así, porque así ellos me respetan y no me pasan a llevar. Y tiene razón”. 

Ahora comprendes como nuestros defectos en algún momento serán nuestras fortalezas? Pienso en el Apóstol Pedro, con ese gran carácter, muchos dicen que Dios lo transformó, y fue uno muy diferente, pero también creo que Dios no borró todo de él, sino que alguien así tenía potencial para poder guiar a la Iglesia primitiva, con determinación y pasión.

Muchos de los discípulos de Jesús eran hombres torpes, de trabajo arduo, ya que varios eran pescadores, gente ruda, quizás no muy elocuentes en sus expresiones, pero si firmes y determinantes. Eso era necesario para poder llevar el mensaje del Evangelio a todos los lugares, vivirían grandes experiencias pero también tendrían que soportar diferentes situaciones de incomodidad, y por eso debían ser fuertes y tener resistencia no solo a la vida dura, sino en sus emociones.

Yo sé que muchas veces nos cuestionamos mucho en nosotros, y quisiéramos ser como otros que si parecieran perfectos, pero sabes? Dios nos hizo perfectos, es cierto que trabajará en nuestras vidas, moldeandonos, y en muchas ocasiones volviéndonos a armar, pero nunca quitará todo de nosotros.

El apóstol Pablo simplemente decía en Romanos 7:19-25 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”…

Y es el mismo quien en Filipenses 3:13-14 dice: Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”…

Animo!!! somos imperfectos, pero mientra mas lo seamos, Dios aún más se glorificará en nosotros, para que otros puedan ver su gloria reflejada en nuestras vidas!

Finalmente no puedo no citar a Hebreos 11:33-34 (NTV)  Por la fe esas personas conquistaron reinos, gobernaron con justicia y recibieron lo que Dios les había prometido. Cerraron bocas de leones, apagaron llamas de fuego y escaparon de morir a filo de espada. Su debilidad se convirtió en fortaleza. Llegaron a ser poderosos en batalla e hicieron huir a ejércitos enteros”. 

Bendiciones!

cameff_1502830987188

Anuncios