¿Que tienes en tu mano?

Hay un momento en el libro de Éxodo que cada vez que lo leo no me deja ajena es el que se encuentra en Éxodo 7:8-12, el cual nos habla de como una simple vara se convirtió en una muy famosa, pasó de ser una simple maderita a ser la “gran vara”. 

Todos sabemos la historia, y como Dios se bastó de esta para mostrar su grandeza ante todo Egipto. 

Cada vez que leo este pasaje se viene a mi mente “que tienes en tu mano”? Muchas veces queremos que Dios nos use pero nos imaginamos en lugares muy visibles y haciendo cosas extraordinarias, lo que no es malo, somos hijos de un Dios extraordinario, pero he entendido que lo extraordinario de Dios no siempre se manifiesta en lo grande y visible. 

En el capítulo 4 de Éxodo vemos a un Moisés muy dudoso debido a su limitación para expresarse en público, pero Dios no lo había escogido por ser un gran orador, sino porque sabía que con él podría liberar a su pueblo. 

Quizás vemos la ecuación bien poco objeriva: un tímido o tartamudo libertaria al pueblo de Israel y sería con una vara… Pareciera bien ilógico! Nosotros hubiéramos buscado a un hombre de voz potente y hubiéramos ido armados con espada ante faraón a pedirle que deje ir al pueblo, pero Dios tenía otro plan. 

Y así como lo había planificado se realizó, y es más la Biblia dice que fué Dios quien endureció el corazón de faraón, para qué? La respuesta está en el capítulo 9:16Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra”. 

Dios no sólo quería que sólo Egipto conociera de su poder, sino toda la tierra. 

Habrán veces en que no entenderemos el actuar de Dios cuando aceptamos el desafío de servirle y hacer de nuestra vida un reflejo de Jesús, lo importante es que podamos estar seguros que si fué Dios quien nos llamó, Él llevará a cabo su plan perfecto, el “cómo lo hará”? no es cosa de nosotros, a ti y a mi nos toca obedecer, que incluso del resultado Dios se encargará. 

Bendiciones! 

Anuncios

#SeamosLuz

Mateo 5:14-16 nos habla de “la luz del mundo”, en este pasaje Jesús nos insta a ser luz siempre en todo momento y circunstancia.

Tengo un pequeño sobrinito de 2 años, y tiene por costumbre prender el interruptor de la luz en toda habitación en que entra, digamos que no le gusta lo oscuro aunque aun en medio de un día con sol, el va y prende la luz. Tanto que le apodamos “el niño de la luz” 😀

Pero pensando en ello, recordé el pasaje que mencione al inicio, Jesús instándonos a ser luz, y mucho mas, a llevar su luz en todo lugar.

Mi sobrinito es un encendedor de luces, pero la característica que tiene es que él no pide que enciendan la luz, sino que es él quien lo hace. Es esto lo que Dios quiere que hagamos en todo momento, que no sean otros, sino nosotros, sus hijos los que llevemos su luz al mundo.

Es lindo ver la luz encendida en una habitación cuando está oscuro, o cuando necesitamos guiarnos y no vemos muy bien, la luz nos aclara el camino, nos ayuda a dirigirnos de mejor manera. Esto es lo que Dios quiere que hagamos afuera en el mundo, ellos están necesitados, no saben muchas veces que decisiones tomar y cuando vienen los problemas no saben qué hacer, entonces es ahí donde nosotros debemos  intervenir.

Pero tú dirás: “pero como sabré que hacer?, ¿Cómo se que tiene un problema?” Una vez escuché por ahí que “es probable que las personas nunca lean un Biblia o acudan a una iglesia, entonces tú serás el único evangelio que ellos conozcan, tú serás la Biblia que ellos algún día leerán”. Pablo le aconsejaba a Timoteo a ser ejemplo en conducta, amor, fe y pureza (1°Timoteo 4:12).

Ahora, eso que recién mencioné en ninguna parte señala que seas ejemplo solo en lo que dices, sino que va mas allá, es que nuestro actuar sea diferente, que sea notoria que la Luz de Jesucristo habita en nosotros.

Seamos encendedores de Luz en un mundo lleno de oscuridad, no te preocupes del ¿“Cómo lo haré”?, sino solo dispone tu corazón,  de lo demás Dios se encargará, tu solo búscale y preocúpate de estar conectado a su presencia para ser sensible para escuchar  lo que Él te diga que hacer  (créeme!! Lo hace :D).

Bendiciones!!

Seamos Luz!!

#DiosNoCambia

“Y en el fuego de noche fue, Y en la nube de día está, el Señor que libró de la cruel esclavitud, Devolviendo la libertad a  su pueblo que escogió, que a la voz de su gran libertador, venció sin ningún temor”.

Para quienes nos hemos criado en una Iglesia de corte pentecostal, conocemos muy bien este himno, que de forma personal, es uno de mis favoritos, ya que habla de la grandeza del poder de Dios.

Mi libro del ITV dice El narrador pone especial atención a la continua  presencia  de Dios con su pueblo, marcada por una columna  de nube de día y una columna de fuego por la noche. Como revela el desarrollo de la narración, Dios permanecía en una íntima proximidad con los israelitas, mostrando su especial relación con ellos”… Citando a lo que fue el Éxodo, y es por esta razón que hoy quiero que recordemos este pasaje.

Porque como dice el autor del libro, más que la grandeza del poder de Dios que claramente se ve reflejada en el éxodo, es ver la ternura de Dios, al estar muy cerca de su pueblo, no en vano loas había sacado de Egipto, donde eran esclavos. Sino que vemos a Dios preocupado por sus hijos, pendiente que no tuvieran frío, ni calor, y que no les faltará nada.

Dios, sigue siendo el mismo, y como mencioné en la reflexión anterior, Él tiene el control y cuidado de todo lo que nos pasa, cuando tuvimos un día malo y no queremos hablar con nadie, y también cuando estamos muy felices, a Él no se le escapa nada, ningún detalle.

Es increíble ver, que el mismo Dios del éxodo, es mismo del 2017, y que no ha cambiado en nada, su gracia y misericordia sigue estando presente para quien la necesite.

La semana para nosotros está terminando, y mañana ya será un día nuevo, y estará llena de preocupaciones y afanes (es más, abril ya termina hoy), pero recordemos que Dios está con nosotros y que Él no nos ha dejado a un lado, sino que nos ama, con un amor que es eterno.

Búscale si te has alejado, o le has dado importancia a otras cosas y le has quitado el lugar que le pertenece a Dios en tu corazón, nunca es tarde para regresar…Él siempre está dispuesto a cobijarnos en su regazo, cuantas veces sea posible.

Recuerda: Él no cambia.

cameff_1493601644863.png

#ReflexionesCortas #DiosnoCambia

 

Bendiciones