#SoltandoelCalcetin

Les ha pasado que cuando dejan de orar, de comunicarse con Dios aunque sea por un día, volver a hacerlo les cuesta mucho? Para mi hablar de la oración es hablar de algo que vivo a diario, y no porque sea la mejor en hacerlo, si no porque es una de las cosas que más me cuesta hacer…

Viene a mi mente ese pasaje de la Biblia en el Números 13, cuando Moisés manda a un grupo a inspeccionar la tierra prometida y estos van y solo 2 de ellos traen buenas noticias. Ahora que tiene que ver esto con la oración?

Según yo se relaciona, ya que se pueden apreciar los años de esclavitud…su mentalidad aun era de esclavo aun cuando estaban libres, Dios les había proveído comida, les había rescatado de faraón, y estaban seguros en Dios. Pero aun así seguían sin conocer al Dios que tanto habían clamado pidiendo que los ayude.

No pretendo escribir sobre que es ser esclavo hoy en día porque creo que eso es algo notorio en nuestra sociedad, pero si comentar acerca de que son debe haber sido fácil para ellos disfrutar de la libertad, muchos de ellos habían nacido en esclavitud solo conocían de oídas las historias que sus padres les habían contado…creo que por todo ello, al ver a los gigantes tuvieron miedo. Es cierto que reconocían que la tierra era buena, pero…de seguro no podrían conquistarla. ¿Por qué? Vieron sus propias fuerzas y no las de Dios.

No iba a ilustrar esto aquí, pero por el rumbo que tomo esta reflexión lo hare…tengo un pequeño sobrino que casi cumple 2 años, y por alguna extraña razón detesta quitarse los calcetines, lo que lo perjudica en estos días de calor intento del verano. El se siente confiado usando sus calcetines con más de 25 grados de calor…cuando se los quitan se queda inmovilizado y no es capaz de dar ni un paso, llora incansablemente hasta que lo van a cargar en brazos o bien le ponen sus calcetines.Resultado de imagen para calcetines bebe dibujo

Hoy dio cerca de 2 o 3 pasos en el piso helado sin darse cuenta que estaba sin calcetas, pero cuando se percato volvió a llorar.

Y en que nos parecemos a el?? Decía al principio que la oración a la mayoría nos cuesta hacerla, y porque no tenemos el hábito, pero cuando no oramos estamos como mi sobrino, lloramos porque lo que viene frente a nosotros nos duele, nos sentimos indefensos e incapaces de poder caminar sobre esa superficie helada y poco amigable. A los 10 espías les paso algo parecido, no parecía lógico que Dios el que decía que los amaba tanto los llevara a una tierra en la cual antes tendrían que luchar y conquistarla, pero si al menos los habitantes fueran de nuestro tamaño…pero no, les doblaban en tamaño y fuerza, todo era contrario. Y lo peor no fue que ellos hayan tenido miedo, lo peor fue que contagiaron al resto del pueblo y renegaron de Dios, como tantas veces lo habían hecho cuando las cosas no salian como a ellos les parecía.

Resultado de ello un castigo aun peor, fueron condenados a nunca llegar a esa tierra, y toda una generación pasó antes de que pudieran llegar al lugar que Dios había prometido, de los 12 que fueron enviados solo 2 permanecieron fieles y estos pudieron ver lo que tanto habían anhelado.

Dios no quiere que seamos súper cristianos, sin debilidades ni luchas, lo que quiere es que en medio de todo ello le tomemos en cuenta y El sea quien con ayude, de lo contrario no seguiremos sintiendo débiles y sin fuerzas incapaces de lograr nada.

El ha prometido que estaría con nosotros todos los días hasta al final de los tiempos, y que nos guiaría y conduciría a toda a verdad y a toda justicia por medio de su Espíritu Santo.

Finalmente entre volver a orar y no hacerlo existe solo un paso: Hacerlo. Y si nada extraordinario sucede, ya ocurrirá mañana o pasado o quizás más tarde, pero si de algo estoy convencida es que no hay persona que no le pase nada estando en la presencia de Dios.

Bendiciones!

Anuncios

#VolviendoalOrigen2

Hace unas semanas atrás escribí una reflexión acerca de esto, hoy continuare con el tema.

Recuerdo que cuando la escribí estaba segura de que era Dios hablándome, incluso grabe un video explicando el detrás de cámara de la reflexión, el cual aun no lo  subo por problemas de edición. Pero en fin, todo estaba muy distinto y el tema se centraba en descansar en Dios y preocuparnos por sus asuntos y no los nuestros.

Hoy se trata de ello igual, pero iremos más atrás. Te comentare un ejercicio que he estado haciendo estos días, en una libreta escribí o esquematice todo mi dilema, puse el objetivo, las causas, lo que venía a mi mente y me hacía sentir mal, y después puse lo que quería lograr, el objetivo final, y que haría a diario. Dentro de esta última parte  le pediría a Dios que me recordara todas las veces que vi su fidelidad y su mano obrando, así mis recuerdos negativos serían mucho más débiles que los positivos. Hoy Dios me llevo mucho más atrás, me llevo al inicio.

Y me hizo recordar mi objetivo y lo que quería hacer, casualmente después de un tiempo en que tuve que tomar nuevas decisiones y que tuve que comenzar de nuevo. Esa vez mi objetivo eran 3 cosas, y hoy recordé que Dios cumplió 2 de esas 3, me falta la tercera, pero nada impide que Dios no la pueda hacer posible.

Por qué hablo de esto, porque hoy volver al origen es recordar la fidelidad de Dios no solo un mes atrás, si no cuando todo comenzó. Siempre que pienso en la fidelidad de Dios y Él me desafía a creer mucho más allá de lo que yo puedo ver o imaginar, vienen a mi mente su poder obrando en el antiguo testamento, específicamente como obraba en el éxodo. Crecí escuchando estas historias y como Dios había libertado a su pueblo de la mano de esclavitud de Egipto, pero ahora que lo pienso Jesús vino nuevamente a libertarlos pero de los romanos muchos años después. (Obviamente sabemos que no fue del mismo tipo de libertad).

Día a día vivimos sujetos a diversos tipos de esclavitud, pero Dios nos permite ser libres por medio de su poder y de su espíritu Santo que mora en nosotros. Pero sabes? Antes de ser libres hay que luchar, pero nada podemos hacer si no tenemos la armadura indicada y no la sabemos utilizar.

De todos los elementos de la armadura de DIOS me gusta mucho la fe, porque es el escudo, con el podemos defendernos y pero a la vez ser protegidos. Los escudos eran fundamentales en la antigüedad, y serán metales muy resistentes. De esa misma forma Dios quiere que sea nuestra fe, tan resistente y firme que podamos defendernos frente a los ataques del enemigo.

Y si durante la batalla nos cansamos, recordemos que Dios está con nosotros y que nos fortalecerá y permanecerá fiel.

No en vano la Fe es:

“La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver”. Hebreos 11:1 

Bendiciones!

Pd: Al final si editamos el video y lo subimos a nuestro canal en Youtube, aquí les dejamos el Link para que lo vayan a ver, esperamos subir mas material ahí. Bendiciones!