A veces para poder levantarse necesitamos soportar el dolor

“Hay ciertas veces que para poder estar en pie, sera necesario enfrentar el dolor”.

No sé si alguno ha sufrido de lumbagos agudos alguna vez? Bueno quienes lo hemos experimentado sabemos que se sufre demasiado, tanto que poder levantarnos de un lugar para ir a otro lugar es una tarea titánica, y muy dolorosa.

Yo durante el 2014 pasado, experimente uno así, antes ya lo había tenido pero nunca a tal grado de no poder mover ningún dedo del pie, porque eso provocada un fuerte dolor en la cadera, cualquier movimiento de las articulaciones bajo el tronco era sinónimo de lagrimas de dolor. En un instante intente levantarme pero me fue imposible…mi madre me dijo “tienes que levantarte, se que te duele, pero de lo contrario no te puedo llevar al médico, no tienes opción, o te levantas o te quedas sufriendo ahí”, y yo cobarde me quede, pero cuando las horas avanzaban cada vez dolía mas, y sabia que necesitaba un medico, consulte con amigas enfermeras y por otros medios, y la solución era una sola: tenía que pararme, porque tenía que inyectarme un relajante muscular que solo se compra con receta médica.

Así que decidí armarme de valor, y pararme, llame a mi mamá y le dije que me ayudara, pero que yo le avisaría para que me sostuviera y así me parara, recuerdo que sabía que me dolería, pero mi deseo de ir al médico y recibir una cura fue mayor que lo que me dolía, finalmente lo hice, grite de dolor al pararme pero mi madre estaba ahí, ella me ayudo a vestirme, fue el bastón que necesite para moverme y bajar escaleras, y estuvo ahí siempre…luego llegue a urgencias, espere, me atendieron, me examinaron, me dieron el medicamento, luego volví a casa y luego de un reposo de 5 días y de tomar medicamentos me sane.

Que aprendemos con todo esto? Ahora les explico.

Cuantas veces luchamos con situaciones y no queremos avanzar, por que? Porque nos duele lo que enfrentamos, ya sea nuestro pasado, malas decisiones, etc., están ahí, y nos amenazan día a día. Pero se crea entonces un dialogo entre nosotros y Dios:

  • nuestro Padre nos dice: tienes que levantarte
  • Nosotros: pero me duele
  • Dios: lo sé, pero debes hacerlo, no te puedes quedar ahí
  • Nosotros: es que me duele, no podre hacerlo.
  • Dios: no te podre ayudar si no te levantas, tienes que hacerlo, yo voy a estar contigo
  • Nosotros: seguro? Pero y si me duele mucho?
  • Dios: estaré contigo, yo te sostendré, no te voy a soltar, levántate!!

Finalmente esta en nosotros tomar o no la oferta, pero te digo, levantarte dolerá, aun el impulso para hacerlo será difícil, pero tenemos la certeza de que mientras estemos en ese impulso…Dios estará sosteniendo nuestros brazos con amor, nos sostendrá, guiara y nos llevara hacia la medicina, luego nos la dará, nos cuidara que tengamos un buen reposo, luego nos acompañara en nuestros primeros pasos hasta que volvamos a estar de pie por si solos y podamos caminar como antes.

Sé que duele, pero vale la pena, sin lugar a dudas…sea lo que sea que estés enfrentando…TIENES QUE LEVANTARTE!!  Será la única manera de que te mejores y que recibas la medicina que Dios tiene para ti.

Declaro lo siguiente acerca del Señor:
Solo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío.

31391-manos-dios1Salmos 91:2 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Anuncios